Escalopes

Fue encontrarme con el blog de “De donde saco las proteínas” y probar las mejores recetas veganas caseras, empezando porque su elaboración del seitán que da pie a tantos platos, es una de los que más me ha gustado. Podéis seguir a su autora también en redes (instagram, ticktock) con sus estupendos vídeos.

Ingredientes

  • 150 g de gluten de trigo

  • 50 g de harina de almendra

  • 50 g de levadura nutricional

  • 40 g de harina de arroz

  • 150 ml de agua

  • 50 g de bebida de soja SIN azúcar

  • 1 cucharadita de saborizante vegano de pollo (opcional)

  • Para la cocción de los escalopes
  • 3 litros de agua

  • 1/2 vaso de tamari* (o salsa de soja)

  • 1 vaso de caldo de verduras o de agua con saborizante vegano de no pollo

Elaboración

  • En un bol mezclar todos los ingredientes secos (gluten, harinas, levadura, saborizante)
  • Agregar los líquidos (agua y bebida de soja sin azúcar)
  • Mezclar con la mano los ingredientes para que se integren bien, pero sin amasar demasiado (lo justo para mezclar bien todo) y dejar 20 minutos reposar tapado con un paño
  • Aprovechar el rato de reposo para poner en una cacerola grande el agua, la salsa de soja o tamari y el caldo de verduras
  • Cuando el agua rompa a hervir, coger una tabla de cortar y un rodillo y humedecerlos bastante
  • Transcurrido el tiempo de reposo de la masa, coger pequeñas porciones de la masa, como de una mandarina pequeña y extenderla con el rodillo hasta que nos quede un filete donde no importa la forma sino que sea bien delgado para que cuando cueza, no se hinche y suelte agua al masticar.
  • Una vez bien aplanado y delgado, lo introducimos en la cacerola con el líquido de cocción preparado hirviendo y proseguimos con otra porción de la misma manera y así hasta acabar con la masa.
  • Los filetes los dejaremos cocer 40 minutos y reposar en el agua de cocción hasta que se enfríen
  • Los sacamos a un colador y dejamos escurrir.
  • Poner un poco de aceite en una sartén y a fuego vivo dorar los filetes… brutales
  • Consejos
  • Utilizo tamari porque su contenido de sal es más bajo que la salsa de soja
  • Es importante no amasar demasiado porque eso propicia que la masa quede más esponjosa y absorba más agua durante la cocción, disminuyendo de esa manera la intensidad del sabor.
  • También es importante aplanar bien el filete con el rodillo de forma que quede muy delgado ya que al cocer se hincha un poco y nos da un filete con agua al hincarle el diente lo que resta intensidad y que no resulta agradable.
  • Cuando se escurren en el colador, no desaparece todo el agua así que mejor extenderlos sobre un paño de cocina limpio y cubrir con otro o con papel de cocina presionando para extraer el líquido que pueda quedarles. Cuanto más secos, mayor intensidad de sabor.
  • Si nos salen muy grandes, con unas tijeras se cortan porque la verdad es que luego se manejan mejor para cocinarlos (o hacer las porciones de masa más pequeñitas)
  • Si no los vamos a consumir en el transcurso de 2-3 días, los congelamos en paquetitos o, lo que yo hago es tengo cortados en cuadrados papeles de hornear para el tamaño de 2 filetes y los pongo encima (como vienen las hamburguesas), hago una pila y la meto en el congelador. Cuando están congelados, los despego, meto en una bolsa de congelar y los papeles de hornear los dejo secar y lo reutilizo para veces sucesivas.
  • En la sartén pondremos poco aceite y el fuego vivo porque el sabor se lo da la harina de almendra al tostarse. Con un tenedor o una paleta les presionamos para que se doren bien.
  • La guarnición pueden ser una patatas como nos gusten, unas verduras o un arroz.
  • Los comamos como los comamos, están brutales.
  • Por cierto el sobrante del agua de cocción de los escalopes la aprovecho para sopas o bien la congelo para la cocción de una nueva remesa de filetes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.